Los amantes de las motos deseamos manejarlas con la mayor seguridad. En este sentido, no solo es importante llevar a cabo un mantenimiento periódico que garantice el buen funcionamiento de todos los componentes del vehículo.

Además de que la moto funcione en condiciones óptimas, es preciso que tú, como conductor, también puedas rendir al 100 %. Especialmente a la hora de conducir motosinvierno, puesto que las carreteras, por las habituales inclemencias meteorológicas de esta estación, se encuentran en un estado más complicado.

A continuación, te contamos cómo tienes que potenciar tus reflejos para disfrutar de tu conducción. Presta atención.

 

¿Por qué son tan importantes los reflejos cuando circulas con tu moto?

 

En primer lugar, hemos de señalar que los reflejos tienen que ver con unas reacciones automáticas e instintivas que enlazan la captación de sensaciones por parte de tus sentidos con la realización de acciones que plasman en tus músculos. El cerebro es el órgano que transmite las órdenes correspondientes.

Los reflejos son, por tanto, gestos involuntarios. Son las sensaciones que te hacen parar cuando ves que un niño va a cruzar la calle sin utilizar un paso de cebra o girar el volante con rapidez cuando un animal se entromete en la carretera por la que circulas.

Pero, si bien la ejercitación de los reflejos no se puede planificar —puesto que se desencadenan en circunstancias más o menos imprevistas—, sí es posible crear unas condiciones propicias para que puedan desarrollarse de un modo idóneo. Es responsabilidad tuya, como motorista, favorecer un campo de actuación favorable para tus reflejos. Toma nota.

 

8 consejos para incrementar tus reflejos a los mandos de la moto

En las siguientes líneas, te vamos a facilitar una lista de consejos mediante los cuales vas a poder aumentar tus reflejos al llevar tu moto. Se trata de una serie de recomendaciones muy útiles para preservar la seguridad de todos los usuarios de las vías y la tuya propia. Recuerda aplicarlas.

 

1. La velocidad de frenado

Un primer requisito para no depender excesivamente de tus reflejos es conducir siempre a una velocidad prudente; es decir, adaptada en todo momento a las circunstancias de la carretera por la que circulas. Tus reflejos van a tener un mayor margen de maniobra para resultar efectivos, por lo que evitas el riesgo de sufrir lesiones típicas de los frenazos bruscos, como los latigazos cervicales.

 

2. Deja las distracciones de lado

Te conviene mantener una atención constante sobre la carretera. Que no sea tampoco una tensión apabullante que te bloquee, pero sí has de dejar de lado cualquier gesto prescindible. Nos referimos, por ejemplo, a ir cantando o estar pendiente de aparatos como la radio o tu teléfono móvil. Si te centras en ellos, hasta a los reflejos les van a coger desprevenidas las situaciones complicadas, puesto que tu fijación no estaría establecida en su campo de visión. Tu cerebro no podría percatarse de ellas ni, por tanto, generar una respuesta consecuente.

 

3. Cuida tu alimentación

Evita las digestiones pesadas, puesto que producen somnolencia y sensación de cansancio. Te recomendamos, en contraposición a las comidas copiosas, las frugales (cereales, ensaladas, frutos secos, etc.) que incluyan huevo y espinacas. Estos alimentos contienen un aminoácido no esencial, la tirosina, que contribuye a la coordinación de cerebro y la musculatura. Aparte, estimulan la producción de hormonas, como la adrenalina y la dopamina, las cuales vienen bien para mejorar la capacidad de reacción.

 

4. Practica con los simuladores

Las partidas de videojuegos, como los relacionados con la automoción, sirven para coordinar los reflejos relativos al manejo de los mandos y a optimizar la visión para alcanzar lugares a cierta velocidad. Se trata, por consiguiente, de buenos simuladores para entrenar los reflejos, ya que también suceden en ellos numerosos imprevistos.

 

5. No olvides descansar

Si no descansas suficientemente, los efectos para los reflejos pueden ser similares a los de conducir borracho. Debes dormir al menos siete u ocho horas al día, para que estos no se vean afectados.

 

6. Cuidado con determinados medicamentos

Hay algunos medicamentos, como los antiepilépticos y los que combaten la ansiedad, que te pueden restar capacidad de reacción. Aparte de que los reflejos van a funcionar más lentamente, te puedes llegar a marear.

 

 

7. Ponte en forma

Debes mantener tus reflejos libres de la influencia de los factores anteriores y, además, una vez activados deben responder correctamente. En este aspecto, resulta clave que tu musculatura esté tonificada para que la respuesta sea tan robusta como ágil.

 

8. Acuérdate de la visión periférica

Te permite visualizar el fondo y los lados, de donde pueden venir numerosos imprevistos. Trata de practicarla en momentos tranquilos para que la tengas interiorizada cuando lleguen los peligrosos.

 

 

En definitiva, las motos se disfrutan más con buenos reflejos. Mantén estos vehículos en lasmejores condiciones

y toma precauciones para que tu conducción sea segura. Es tu responsabilidad.